Masajes eróticos para mejorar las relaciones íntimas – My Blog Skip to content

Masajes eróticos para mejorar las relaciones íntimas

¿Sabes cómo se hace bien hecho un masaje erótico? Puede servir como preliminar del sexo y, sin duda alguna, si se le dedica el tiempo necesario y se hace correctamente, mejora la relación íntima y fortalece el vínculo entre la pareja. ¡Toma nota!

Ver video

El masaje erótico es algo que puede surgir de forma esponántea, como preliminar del acto sexual, o bien producirse cuando ya ha empezado el sexo. También es posible planearlo, lo que es una excelente idea para sacar el máximo partido del masaje, pues en este caso puedes crear la atmósfera perfecta, con velas, incienso, música relajante e, incluso, aceites de masaje o elementos un tanto afrodisíacos como tomar fresas con champán.

¿Existe una zona del cuerpo mejor que otra para dar un masaje erótico?

Cuando se habla de dar un masaje erótico normalmente se piensa siempre en las zonas más erógenas del cuerpo: pechos, nalgas, zonas íntimas... Sin embargo, debes saber que todos los rincones del cuerpo son buenos para lograr la realización de un buen masaje erótico, así que lo mejor es ¡lanzarse a explorar el cuerpo de la pareja!

Una buena zona del cuerpo por la que empezar a dar el masaje erótico es la cabeza, pues es un punto que permite relajarse mucho y, poco a poco, pasar a la estimulación más sensual. La persona que recibe el masaje debe tumarse boca arriba y el otro debe ponerse detrás.

El masaje empieza  por la frente, realizando pequeños movimientos circulares por la cabeza con la yema de los dedos. A continuación, se pasa de la frente hasta la nuca, pasando por el cuello, lo que aumenta el erotismo. Se puede ir variando la intensidad y la presión.

¿Cómo conseguir hacer bien el masaje erótico?

Tanto si se recibe como si se da el masaje, es importante hacerlo teniendo en cuenta algunas recomendaciones:

  • No haber comido demasiado. Si antes del masaje se come o se cena, es importante que no se haga de forma copiosa.
  • La temperatura adecuada. Si es invierno, es recomendable que la habitación esté a unos 25 grados y, si es verano, a unos 20 grados.
  • Que no falten los cojines. Es aconsejable contar con cojines blandos, con el objetivo de poder apoyarse, tanto quien da como recibe el masaje.
  • ¡Joyas fuera! Es muy incómodo dar un masaje con anillos, pulseras o cualquier otro complemento. Así que mejor si uno se despoja de ellos, además de cortarse bien las uñas para no molestar a quien recibe el masaje.

Disclaimer: All the images are not under our Copyrights and belong to their respective owners. All Pictures have been taken from different sources, If any Graphic/Image/Photo is offensive or under your Copyrights then please E-mail via contact page to get it removed.